Empoderemos a las Mujeres con Discapacidad

Siempre me pregunté ¿qué pasaría si alguna vez me asaltan podría salir corriendo? Visitar por primera vez a mi ginecóloga implicó cuestionarme si iba a tener en cuenta mis necesidades, si no iba a enfrentarme a prejuicios. Todas las mujeres pueden ser marginadas, violentadas, anuladas pero muchísimas mujeres con discapacidad, además de ser maltratadas por su vulnerabilidad, han crecido bajo la limitación del “No puedo” de la cual es difícil, sino imposible para ellas, salir. Un mensaje que proviene de la educación, de los medios y hasta del entorno más cercano.

La violencia que sufren las mujeres con discapacidad, física, verbal o simbólica y ejercida por hombres pero también por mujeres, pocas veces es visibilizada, y mucho menos, denunciada.  Es que las elecciones de las mujeres con discapacidad son limitadas: la participación, la opinión sobre nuestra propia vida y hasta qué ropa podemos ponernos, mensajes que se emiten  desde  estereotipos y tabúes fuertemente instalados por los medios de comunicación que siguen tratando a las mujeres con discapacidad como cuerpo defectuoso y hasta del Estado que no genera las iniciativas necesarias y apoyos  para que las mujeres discapacidad se sientan representadas en igualdad de condiciones.

Familias que no creen en las capacidades, asistencialismo de la sociedad, exclusión en el ámbito laboral y hasta en el ámbito de la maternidad que perpetúan un modelo centrado en la lástima son solamente algunos de los factores que hacen que las mujeres  con discapacidad no cuenten con oportunidades, sientan que no pueden realizarse y no crean en sí mismas.

Necesitamos un entorno que empodere a las mujeres con discapacidad, que les diga y enfatice que su condición no es un impedimento para elegir tener la vida que quieran tener, que no tengan miedo a salir a la calle, a trabajar, a estudiar lo que les dice su vocación, a realizar sus controles médicos.  Mujeres con discapacidad que se quieran porque son aceptadas. Mujeres que pueden reflejarse en otras.

Compartir…

Deja una respuesta